¿Sabes qué tipo de mordida tienes y cómo afecta a tu salud bucal?

¿Sabías que la forma en la que muerdes tiene un impacto en la salud de tus dientes? La manera en la que tus piezas se acomodan puede marcar la diferencia entre tener una boca saludable o necesitar tratamiento para corregir tu mordida. La Doctora Etna Flores de Flores y Herrera Odontólogos nos explica:

  1. Clase I o normoclusión: Tiene lugar cuando el canino superior encaja entre el canino y el primer premolar inferior. Este es el tipo de mordida correcta porque los dientes se acomodan a la perfección.
  2. Clase II: De forma contraria que, en el caso anterior, el canino superior encaja por delante del espacio que existe entre el canino y el primer premolar inferior. Este tipo de mordida puede provocar inestabilidad mandibular.
  3. Clase III: Se produce cuando el canino inferior está desplazado hacia delante más de lo normal. Este problema suele asociarse con una desviación de la mandíbula.
  4. Mordida abierta: Tiene lugar cuando, aun estando la boca cerrada, los dientes no se tocan en ningún momento. Este tipo de mordida puede ser hereditaria o tener su origen en malos hábitos bucales. Para solucionarlo, es recomendable realizar un tratamiento de ortodoncia, aunque en algunos casos será necesario recurrir a una cirugía para reacomodar la mandíbula.
  5. Sobremordida: Se produce cuando los dientes superiores se acomodan por encima de los inferiores, cubriéndose casi por completo. A nivel estético no es tan perceptible como otros tipos de mordidas, pero puede llegar a provocar problemas de salud y ciertos dolores musculares. Por ello, se suele recurrir a tratamientos de ortodoncia para solucionarlo.
  6. Mordida de borde a borde: Es aquella en la que el borde de los incisivos superiores choca con el de los dientes El roce continuo provoca el desgaste de las piezas y sensibilidad dentaria. Puede corregirse con carillas o coronas.
  7. Resalte: Se produce cuando los dientes superiores sobresalen notablemente sobre los inferiores. También puede producirse en sentido contrario, cuando los dientes superiores se inclinan hacia atrás de los dientes Dependiendo de la edad del paciente, se recomienda utilizar ortodoncia invisible, fija o removible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.