Lanzarán prueba rápida de antígenos para diferenciar entre COVID-19 e influenza A y B

Nos encontramos en una temporada de frío en donde es común presentar síntomas y contagiarse de enfermedades virales respiratorias, como la influenza. Aunado a ello, la pandemia de COVID-19 continúa evolucionando y siguen surgiendo nuevas variantes que dificultan la detección y atención médica de este tipo de enfermedades.

A pesar de que los síntomas podrían parecer muy similares, la influenza y la COVID-19 son infecciones respiratorias causadas por virus diferentes. Estas similitudes dificultan la diferenciación entre una enfermedad y otra, lo que podría desencadenar en graves complicaciones si no se recibe un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado a tiempo.

Es por esta razón que resulta necesario tomar medidas preventivas de higiene, aplicar las vacunas correspondientes y realizar pruebas de detección que nos ayuden a confirmar un diagnóstico.

Y ante la inminente cuarta ola y las nuevas variantes de COVID-19, las pruebas diagnósticas son una herramienta fundamental para contener la propagación de los contagios.

Estas herramientas facilitan a los profesionales de la salud la toma de decisiones informadas y contribuyen con los sistemas sanitarios a gestionar la evolución de las epidemias, haciendo que los servicios de salud sean más asequibles para los pacientes, incluso en aquellos lugares en los que los recursos son más limitados.

Actualmente existen pruebas que permiten detectar y diferenciar entre los virus que provocan la COVID-19, la influenza A o la influenza B.

Una de estas pruebas, disponible en México, es la que permite diferenciar en una toma el SARS-CoV-2 de  Influenza A y B, una prueba de PCR, confiable y asequible para examinar a las personas sospechosas de estar en riesgo, para reducir la propagación del virus después de contacto cercano con personas infectadas.

Esta prueba realiza el diagnóstico diferencial confiable y preciso de COVID-19 e influenza, utilizando analizadores de alto rendimiento que permiten entregar un alto volumen de resultados en menos de cuatro horas.

Esta prueba, que se realiza a través de un hisopado nasofaríngeo, ayuda a los profesionales de la salud a detectar y diferenciar, de manera simultánea, la presencia del SARS-CoV-2, el virus de la influenza A y el virus de la influenza B, con una sola muestra.

Roche tiene 22 soluciones de diagnóstico, pensadas en ayudar a los sistemas de salud de todo el mundo a combatir el COVID-19 y minimizar su impacto. Recientemente, la compañía informó el próximo lanzamiento de una prueba rápida de antígenos, que permitirá diferenciar entre el SARS-CoV-2 y las infecciones por los virus de la influenza A y B, en menos de 30 minutos.

 En el caso de influenza, después de 10 años sin innovación en tratamientos para esta enfermedad, existe un fármaco para el tratamiento de influenza en pacientes que han presentado síntomas por no más de 48 horas, lo que contribuye a romper el ciclo de contagio en 24 horas.

El diagnóstico oportuno combinado con el tratamiento evita que la situación de un paciente con influenza se agrave. Después de administrarle el medicamento, presentará mejoras de los síntomas en alrededor de 48 horas.

El diagnóstico oportuno, combinado con el tratamiento adecuado, evita que la situación de un paciente con influenza o COVID-19 se agrave.

Fotos: Cortesía

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.