Alarmante la fuga de cerebros mexicanos en los próximos 10 años

Por años, la fuga de cerebros en México ha sido una realidad que ha generado un impacto negativo en áreas sociales, económicas y académicas. Se estima que unos 100,000 niños y jóvenes genio con inteligencia superior a los 130 puntos de coeficiente intelectual emigrarán en los próximos 10 años, señaló el Dr. Andrew Almazán Anaya, director de Investigación y Psicología del Centro de Atención al Talento (CEDAT).

“Esto impactaría en un muy poco desarrollo de la ciencia y la investigación; además, la creación de nuevas patentes sería mínima, habría menos emprendedores, así como una menor cantidad de nuevas empresas, y la violencia en el país se incrementaría aún más, entre otros aspectos no deseados”, explicó el Dr.  Almazán Anaya quien presentó un estudio al respecto ante medios de comunicación nacionales y extranjeros.

Antes de la pandemia sólo un 15% de estos menores expresaban que querían irse del país, pero ahora son más del 50%, los que están planeado emigrar una vez que lleguen a la mayoría de edad. Lo anterior es multifactorial: se debe a la falta de oportunidades y por el poco apoyo que recibe esta minoría, no solo del gobierno sino de la iniciativa privada. Además, esto se agravó por la situación económica que vive el país y el pesimismo de que las cosas no mejorarán en el futuro. Otro factor es el clima de inseguridad que impera en México. Todo ello suma a 100,000 niños y jóvenes con estas capacidades que podrían irse del país en un mediano plazo”, dijo.

Apuntó que estos menores se irían a vivir principalmente a Estados Unidos, Canadá, España, Reino Unido y otros países de la Comunidad Europea e incluso a Asia.

El también investigador y egresado de Harvard explicó que en México existen un millón de niños y jóvenes mexicanos con coeficiente intelectual mayor a 130 puntos, pero sólo el 6% ha sido diagnosticado y 11 mil de ellos han sido diagnosticados por el Dr. Andrew Almazán Anaya.

En suma, asegura Almazán, si México dejará ir a estos niños y jóvenes sobredotados habría repercusiones en los siguientes ámbitos:

Inversión millonaria que se pierde: La pérdida para México de una persona sobredotada cuesta 70 mil dólares en promedio, lo cual involucra desde su nacimiento, la crianza, la manutención y su escolaridad. De darse el escenario descrito habría que multiplicar esta cifra por miles de niños.

Pérdida de la capacidad de emprender y creación de nuevas empresas exitosas, así como reducción en la ciencia e investigación. Está plenamente comprobado que cuando disminuye el número personas sobredotadas o se van del país, el ingreso per cápita de la población decae significativamente.

Lo anterior obedece a que se reduce la capacidad de emprendimiento, hay un menor número de empresas, y de igual forma, la investigación al respecto en el país decrece, y por ende, hay menos patentes.

Disgenesia poblacional. Es cuando la inteligencia de un país disminuye por factores genéticos y sociales, lo cual afectará económica y socialmente al país. Esto se debe a la inminente fuga de cerebros y el bajo índice de natalidad de niños sobredotados porque las parejas con inteligencia superior tienen pocos hijos o deciden no tenerlos.

Para poder retener este talento en el país, el CEDAT dispone del Programa de Potenciación Intelectual que opera en las sedes del organismo y que ha sido reconocido por instancias nacionales e internacionales como World Council for Gifted and Talented. Actualmente este programa es impartido de manera presencial como en su formato de Educación a Distancia con lo cual es posible diagnosticados por el Dr. Andrew Almazán Anaya.

 

 

 

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.