6 de cada 10 mexicanas desearía una mejor vida sexual, revela encuesta

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano de Sexología, cerca del 65% de las mujeres desearían que su vida sexual mejorara, y es que entre los principales obstáculos que las mujeres mencionan se encuentran las inseguridades con su cuerpo y los prejuicios que ellas perciben que existen en la sociedad hacia las mujeres y la sexualidad femenina en general.

Temen ser juzgadas por tener mucha experiencia sexual o ser etiquetadas negativamente por tener una vida sexual libre. Incluso casi el 70% antepone la satisfacción de su pareja ante la suya.

Por lo que Gleeden México -la plataforma de encuentros extraconyugales realizó el conversatorio “Mexicanas y el placer sexual”, para reflexionar acerca de cómo resolver estos obstáculos que las mujeres encuentran para vivir en plenitud su libertad sexual, de la mano de expertas como Paulina Millán, directora del Instituto Mexicano de Sexología, y la periodista y educadora en sexualidades Verónica Maza Bustamante.

Durante el evento, las expertas presentaron datos relevantes sobre cómo las mujeres están viviendo su sexualidad. Por ejemplo, aunque el 81% de las mexicanas admitieron sentirse capaces de complacer a sus parejas sexuales, sólo el 51.9% mencionó sentirse complacida con su vida sexual.

En este sentido, el 37% señaló que se preocupa por la apariencia de su cuerpo mientras tienen sexo. Asimismo, sólo el 42.7% de las mujeres considera que el juego previo al coito les es suficiente “siempre” o “casi siempre” para sentirse excitadas.

Al reflexionar sobre los obstáculos que existen para que las mujeres puedan tener una sexualidad de manera satisfactoria, las cinco causas principales fueron:

  • Inseguridades relacionadas al cuerpo
  • Prejuicios sociales hacia las mujeres
  • Estrés, cansancio y la falta de tiempo
  • Incomodidad al conversar con su pareja
  • Poca información sobre sexualidad

Al respecto, Paulina Millán, directora del IMESEX menciona que “muy pocas mujeres estamos satisfechas con la educación sexual que recibimos. Para muchas, esta educación se ha basado en el temor a ejercer nuestra sexualidad más que en nuestro derecho a disfrutarla. A pesar de esto, las mujeres hemos logrado liberar nuestro placer sexual de los prejuicios; de la idea de que el placer es algo que le debemos a alguien y no un fin en sí mismo. La liberación de este potencial es el reclamo de nuestra autonomía sexual. Es el reconocimiento de que es posible explorar, disfrutar y vivir nuestra sexualidad sin miedo”.

Al preguntarle a las mujeres sobre cuál es el camino para vivir su sexualidad de manera libre, la mayoría mencionó que: le gustaría tener nuevas experiencias sexuales, desea tener más placer, conocerse y disfrutar más, tener más orgasmos e incluso saber qué es tener uno.

Asimismo, sólo 4 de cada 10 mujeres mencionaron que tiene orgasmos siempre o casi siempre que tiene relaciones sexuales versus el 72.1% de los hombres.  En este aspecto, Verónica Maza Bustamante, educadora en sexualidades, considera que “es imperante promover una educación sexual integral que les permita a ellas conocer su potencial orgásmico, su derecho al placer y la libertad de elegir con quienes vincularse erótica y afectivamente”.

El 66% de las mujeres considera que no tiene la misma libertad para ejercer su sexualidad libremente en comparación a los hombres. De igual manera, sólo el 22% afirma vivir libremente su sexualidad, 27% no está segura y el 51% asevera que no cuenta con esa libertad.

En este aspecto las expertas en sexualidad explican que aún quedan varias barreras por romper para que las mujeres vivan su sexualidad libremente; por ejemplo la exigencia de tener un cuerpo perfecto, depilarse ciertas zonas corporales, entre otras. 

Sin duda aún queda un gran camino por recorrer para que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo y su sexualidad de manera libre, por lo que es necesario seguir abriendo la conversación y avanzar en esta materia.

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.