Cae tasa de vacunación infantil y resurgen enfermedades que estaban bajo

 

Las restricciones de movilidad derivados de la pandemia de COVID-19, ocasionó que cerca de 23 millones de niños no recibieran las vacunas básicas, administradas a través de los servicios de salud habituales a nivel global en el 2020, la cifra más elevada desde 2009.

El tema cobra especial importancia ante la conmemoración de la Semana Mundial de Vacunación, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsa para que en todo el mundo se llame la atención sobre la importancia de que las personas tengan acceso a las vacunas. Este año, el lema de la OMS es “Larga vida para todos”, que se presenta como una ambición para la humanidad, no como una promesa.

Igualmente, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se suma a este movimiento y del 23 al 30 de abril promueve la Semana de Vacunación de las Américas con el llamado a la acción: “¿Estás protegido? Ponte todas tus vacunas”. 

Derivado de la disminución en las coberturas de vacunación, el riesgo de un resurgimiento de las infecciones prevenibles por vacunación es una realidad, entre ellas enfermedades como el sarampión –que había sido eliminado en las Américas en 2016-, la tos ferina, la poliomielitis y otras que provocan una morbilidad y mortalidad significativas en los niños, señaló la Dra. María del Carmen Espinosa, infectóloga pediatra del Hospital General de México, Dr. Eduardo Liceaga.

Un caso reciente es el suscitado en Malawi, donde se confirmó la detección de poliomielitis en una niña de 3 años que presentó síntomas generales y parálisis en noviembre de 2021. Es el primer caso de polio salvaje en África en más de 5 años. El hecho prende las alarmas, ya que la detección de un caso de polio es un evento de extraordinaria importancia –se estima que hay un caso de polio paralítica por cada 200 infecciones– porque mientras exista polio en un solo rincón del mundo, todos los países están en peligro.

De igual forma, la tos ferina es otra enfermedad prevenible que amenaza la salud pública en América Latina y el mundo, puesto que en países como Colombia han vuelto a registrarse casos de este padecimiento; en el caso de Haití y República Dominicana la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha registrado casos de difteria.

 Es lamentable la reemergencia de enfermedades prevenibles por vacunación debido a la baja en las coberturas de vacunación cuando enfermedades como la poliomielitis y la tos ferina son totalmente prevenibles a través de vacunas combinadas como la hexavalente, la cual ofrece protección contra seis enfermedades en cada inyección: hepatitis B, difteria, tétanos, tos ferina, haemophilus influenzae tipo B y poliomielitis.

Por ello, es imprescindible que todos los niños reciban la vacuna hexavalente a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad, con las cuales, una vez aplicadas todas las dosis, se obtiene 98% de protección frente a estas enfermedades.

La vacunación en el embarazo

Desde el embarazo y hasta la edad adulta las vacunas juegan un papel primordial, por lo que se debe contar con esquemas de vacunación completos y al día para una vida saludable. El embarazo es una etapa de importantes oportunidades para la prevención de diferentes enfermedades infecciosas mediante la vacunación. Por ello, los especialistas hicieron un llamado para erradicar los mitos sobre las vacunas durante el embarazo.

Los anticuerpos maternos así adquiridos se transfieren al feto a partir del segundo trimestre y confieren inmunidad pasiva hasta las primeras inmunizaciones del bebé, como en el caso de influenza y tos ferina”.

Sin duda, la vacunación durante el embarazo es considerada la estrategia más eficiente y segura para proteger a los recién nacidos y bebés pequeños. Desde la década de 1960, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha promovido oficialmente la vacunación durante el embarazo para prevenir enfermedades, como el tétanos neonatal.

Esta recomendación ha disminuido la mortalidad materna y neonatal hasta en 90%. Entre las vacunas recomendadas en esta etapa se encuentran la vacuna contra influenza y la que previene el tétanos, la difteria, y la tos ferina o pertussis (Tdap). 

“Este año realizamos con éxito las primeras pruebas para producir la vacuna contra la influenza 100% mexicana en nuestra nueva planta en Cuautitlán Izcalli, lo que permitirá continuar con las aprobaciones necesarias por parte de las autoridades sanitarias para producir esta vacuna a partir del año 2024. Al mismo tiempo, contribuimos a proteger a nuestros niños en México con las vacunas pediátricas, pese al impacto de la pandemia. Debemos subir la guardia y asegurar la protección que nos dan las vacunas para lograr una vida larga y sana”, señaló André Soresini, director General Sanofi Vacunas México

 

 

 

 

 

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.