La importancia del diagnóstico oportuno del cáncer de riñón

El cáncer de riñón es una enfermedad en la que se encuentran células malignas (cancerosos) en el revestimiento de los túbulos del riñón. En México se registraron 5 mil 925 nuevos casos de cáncer renal y 3 mil 83 muertes por esta causa durante el 2020; colocándose como uno de los 10 tipos de cáncer con mayor número de fallecimientos a nivel nacional.

Existen varios tipos de cáncer de riñón como el de células claras, el papilar, pero el carcinoma de células renales o adenocarcinoma de células renales es el más común; aproximadamente 9 de cada 10 cánceres de riñón son de este tipo. Aunque el carcinoma de células renales generalmente crece como un solo tumor dentro de un riñón, a veces hay dos o más tumores en un riñón o incluso tumores en ambos riñones al mismo tiempo.

El cáncer de riñón es aproximadamente dos veces más común en hombres que en mujeres. La mayoría de los casos se registran en personas mayores de 65 a 74 años, siendo 64 años la edad promedio de diagnóstico. Este tipo de cáncer es muy poco común en personas menores de 45 años, señaló la Dra. Anna Scavuzzo, uróloga, adscrita a la unidad de Tumores Genitourinarios del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

Por lo general, estos cánceres en etapas tempranas no causan dolor ni otros síntomas. A menudo, se detectan por accidente durante las pruebas de diagnóstico por imágenes para detectar alguna otra enfermedad o síntoma. La tasa de supervivencia de estos cánceres de riñón es muy alta porque generalmente se encuentran en una etapa muy temprana; sin embargo, otros casos son detectados en etapas más avanzadas de la enfermedad.

La doctora Scavuzzo indicó que durante la pandemia por COVID-19 los pacientes con cáncer de riñón llegaron de manera accidental, es decir, por otros padecimientos a quienes se les realizaron Rayos X.

Existen varias razones por las cuales no se hace una detección de manera temprana:

  • En ocasiones estos cánceres alcanzan un gran tamaño sin causar ningún dolor u otros signos de alerta.
  • Debido a que los riñones se encuentran en un área profunda del cuerpo, los tumores pequeños del riñón no se pueden ver o palpar durante un examen físico.
  • Hasta ahora no existen pruebas de detección que se puedan usar para la detección precoz del cáncer de riñón en personas que no tienen factores de riesgo para desarrollar la enfermedad.

La Dra. Lucia Flores, gerente médico de oncología en MSD, señala que “la mayoría de signos y síntomas aparecen a medida que crece el tumor, manifestándose con sangre en la orina, un bulto en el abdomen, un dolor en el costado que no desaparece, pérdida de apetito, pérdida de peso sin motivo conocido y anemia”. 

El diagnóstico se confirma con RX de Tórax-pelvis, Gammagrafía ósea, TC abdomino-pélvica (con contraste) o RM.

El tipo de tratamiento dependerá de la etapa en que se encuentre el cáncer, así como del estado de salud general de la persona. Entre los tratamientos se encuentra: la nefrología laparoscópica radical, nefrología con robótica, nefrología parcial que permite preservar la función renal; terapia ablativa, tratamiento adyuvante o inmunoterapia, pero éste debe ser un abordaje multidisciplinario, apuntó la Dra. Scavuzzo.

Aún continúa la investigación sobre qué factores causan el cáncer de riñón, incluidas las formas de prevenirlo. Aunque no existe una forma comprobada de prevenir por completo el cáncer de riñón, es posible que se pueda reducir su riesgo al:

  • Dejar de fumar
  • Tener niveles de presión arterial controlados.
  • Mantener un peso corporal saludable
  • Consumir una dieta rica en frutas y verduras, y baja en grasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.