Dormir bien previene enfermedades mentales y reduce los síntomas de la depresión

Dormir seis horas o menos a los 50 y 60 años, se asocia con un incremento de 30% en el riesgo de presentar demencia, independientemente de los factores sociodemográficos, conductuales, cardiometabólicos y de salud mental de las personas, de acuerdo con el estudio británico “Asociación de la duración del sueño en la mediana edad y la vejez con la incidencia de demencia”, publicado por la revista científica Nature Communications.

El sueño nocturno de buena calidad ayuda a que el cerebro funcione de manera adecuada, lo prepara para las actividades del día siguiente y ayuda a mantener la salud mental al propiciar un manejo adecuado de las emociones.

Mientras se duerme, el cerebro se prepara para las actividades del siguiente día y se forman nuevas conexiones para el aprendizaje y el almacenamiento de información.

En el marco del Día Mundial del Sueño que se celebra cada año el tercer viernes de marzo, la doctora Guadalupe Terán Pérez, presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, dijo que “en México 17% de la población tiene insomnio y la deficiencia en el dormir cambia la actividad en algunas partes del cerebro provocando que las personas se sientan irritables, fatigadas o no puedan adaptarse al cambio, además de que la falta de sueño se ha vinculado a la depresión y las conductas riesgosas”.

Explicó que la melatonina es la hormona que regula el reloj biológico, controla los ciclos del sueño y ayuda a manejar el estrés, la depresión y enfermedades neurodegenerativas. Se produce de manera natural en el cerebro; sin embargo, por la edad y otros factores como el uso de medicamentos ansiolíticos o hipnóticos y algunos trastornos del sueño, disminuyen los niveles de melatonina en el cuerpo.

 

“Dependiendo de las características de cada paciente, se puede administrar melatonina de liberación prolongada que actúa exactamente como la hormona natural para ayudar al paciente a tener un sueño regular y reparador. Algunos trastornos del sueño se han identificado como síntomas tempranos del desarrollo de deterioro cognitivo y en algunas personas con depresión se han visto bajos niveles de melatonina”, comentó la doctora Terán Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.