3 razones para utilizar gel de ducha en lugar de jabón

La rutina de bañarnos la realizamos desde que somos niños y ahora que hemos crecido, somos capaces de saber qué le hace bien a nuestra piel y qué no. Estamos acostumbrados a que mientras más nos tallemos la piel, más limpia estará y que el jabón en barra tradicional es la mejor para limpiar; sin embargo, ambas cosas son falsas.

¿Alguna vez has intentado bañarte con un gel de ducha? Estos productos se caracterizan por ser suaves con la piel, refrescantes y por no alterar el pH natural de tu piel.

Puedes elegir el que más te guste con base en sus ingredientes, ya que cada gel de ducha tiene un propósito especializado; por ejemplo,  hay geles para quienes tienen una tendencia reactiva, atópica e hipersensible.

¿El gel de baño realmente te limpia? ¡Sí! Las personas a menudo se confunden acerca de si un gel de baño funciona bien, esto debido a la diferencia de consistencia, así que es momento de que lo vivas y te olvides de los jabones tradicionales.

Los jabones que conocemos pueden tener sosa caustica y ser los causantes principales de la irritación en tu piel tras el frio invernal. Lo mejor es utilizar los geles de ducha y aplicarlos con la mano.

Coloca una pequeña cantidad en la palma de las manos mojadas (el equivalente a una moneda de 5 pesos) en la ducha. Frota tus manos para formar un poco de espuma y luego repártelo por todos los puntos importantes a limpiar, disfruta de la textura, del suave aroma y enjuaga a profundidad hasta que tu piel no tenga residuos.

Al salir de ducharte, aplica tu crema corporal de manera inmediata mientras tu piel aún esté húmeda, de esta manera ayudarás a sellar la humedad natural de tu piel y la mantendrás por mucho más tiempo, incluso cuando haga mucho frío.

¿Deberías usar gel de baño todos los días? Si. Si tienes la piel seca, los lavados corporales suaves son especialmente buenos para ti, especialmente si lo haces con un gel de ducha, ya que este también nutrirá tu piel. Si tienes alergias que se derivan de fragancias sintéticas, busca un gel de baño como el de Sopharma pH5 que está diseñado para pieles sensibles.

Al bañarte, hazlo con una temperatura adecuada. Si le huyes al frío y odias congelarte al salir de la ducha, báñate con agua tibia, así abrirás tus poros y permitirás que tu gel de ducha tenga una mejor acción en tu piel.

Con estos consejos podrás mantener tu piel humectada sin perder humectación. ¡Inténtalo!

Fotos: Pixabay

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.