Resistencia antimicrobiana: pandemia silenciosa que amenaza la salud mundial

 

 

¿Sabías que este problema  se incrementó en el mundo debido al uso indebido de antimicrobianos, especialmente durante la infección por SARS CoV-2? 

La resistencia antimicrobiana (RAM) es una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este problema está aumentando a niveles peligrosos, debido al uso indebido e intensivo de antimicrobianos como antibióticos, antivirales, antifúngicos y antiparasitarios, lo que ha impulsado que los patógenos se vuelvan resistentes a ellos, reduciendo su eficacia.

En el área médica, la magnitud y amenaza de la resistencia a los antimicrobianos es alarmante. De acuerdo con un estudio recientemente publicado en The Lancet, en 2019 la carga mundial asociada con las infecciones resistentes a los medicamentos se estimó en 4.95 millones de muertes, de las cuales la RAM fue la causa directa de al menos 1.27 millones.

Este número aumentará a menos que se tomen medidas para frenarla. La infección por Covid-19 ha alimentado aún más este problema y, de seguir esa tendencia, la mortalidad puede incrementarse a 10 millones por año para 2050.

El Dr. Samuel Ponce de León, Coordinador del Plan Universitario de Control de la Resistencia Antimicrobiana, señaló  en entrevista para la AMIIF (Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica) que las prácticas de utilización de antibióticos en México son incorrectas.

“Por ejemplo, las infecciones virales de vías respiratorias en el 95% de los casos se resuelven de forma espontánea en el lapso de pocos días. Pero, en el 90% de estas infecciones son administrados antibióticos, los cuales no son útiles para estas infecciones […]  situación que se ha incrementado ante la infección por SARS CoV-2”.

El Dr. Ponce de León señaló que es extraordinariamente común que los médicos prescriban antibióticos en casos de COVID-19, pensando que así se puede resolver el cuadro que es viral.  “Entonces, si teníamos a fines de 2019 un problema de sobreutilización de antibióticos, ahora deben añadirse decenas de millones de nuevos pacientes que acuden a consulta por una infección de SARS-CoV-2 y reciben un antibiótico. Esto viene a ponerle un peso más a la balanza de la utilización incorrecta de antibióticos, y ciertamente va a tener un impacto en el futuro”.

 

RAM Action Fund: Colaboración internacional para vencer la resistencia antimicrobiana

Cristóbal Thompson, director Ejecutivo de la AMIIF, afirmó que esta situación hace evidente la urgencia de esfuerzos colectivos para implementar soluciones claras que permitan el descubrimiento y apoyen el lanzamiento al mercado de nuevas herramientas que aborden los patógenos más importantes para los principales organismos de salud pública.

 El director Ejecutivo de la AMIIF aseguró que la industria biofarmacéutica de innovación, en su compromiso con la salud de la población, está muy activa en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos y ha puesto su máximo esfuerzo con el objetivo de proponer un conjunto de soluciones que garanticen nuevos y más eficaces antibióticos para tratar infecciones resistentes.

A nivel global, la industria de la innovación está trabajando en generar nuevos antibióticos que permitan ofrecer soluciones al problema de la resistencia antimicrobiana. Con el apoyo de la International Federation of Pharmaceutical Manufacturers and Associations (IFPMA), 24 compañías farmacéuticas han conformado el AMR Action Fund (Fondo para la Acción contra la Resistencia Antimicrobiana), que invertirá más de mil millones de dólares con un objetivo: poner entre dos y cuatro nuevos antibióticos a disposición de los pacientes para 2030”.

El concepto del AMR Action Fund fue elaborado en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el European Investment Bank y el Wellcome Trust y desde su creación, en julio de 2020, el AMR Action Fund se ha dado a la tarea de recaudar fondos para apoyar a pequeñas compañías biotecnológicas que buscan desarrollar nuevos antibióticos enfocados en la lista de doce patógenos prioritarios de la OMS.

Las inversiones, guiadas por un panel de expertos independiente, se dirigirán a tratamientos innovadores que tengan una utilidad distintiva y reduzcan la mortalidad de los pacientes, y se mantendrán a lo largo de todas las etapas del desarrollo clínico.

Asimismo, el fondo ha creado una plataforma a través de la cual la industria farmacéutica puede poner su experiencia al alcance de las empresas que reciban financiamiento, brindando apoyo técnico y contribuyendo al desarrollo exitoso de los nuevos antibióticos.

Como conclusión, Cristóbal Thompson insistió en que, además de los esfuerzos que la industria farmacéutica realiza a nivel mundial, se necesitan nuevos incentivos económicos para una sólida cartera de antibióticos; así como promover la educación y conciencia sobre el acceso y el uso adecuado de los antibióticos.

Para lograrlo la industria farmacéutica (de salud humana y animal), las instituciones médicas, el gobierno y la sociedad, tienen que jugar un rol fundamental si queremos tener un escenario diferente en el mediano plazo. De otra manera, vamos a estar en problemas.

 

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.